MUSA LOCURA Bioliteratura, política y psicoanálisis en la poesía de la Transición Española / Germán Labrador Méndez

Iván Zulueta y Will More, en el rodaje de Arrebato

A partir de una serie de fragmentos poéticos de textos de diferentes autores de la década de los 70 el artículo construye un espacio historiográfico complejo y no muy conocido: el que conforman, sin distinción, las literaturas y las vidas de la juventud española de la transición. Halla para trazar el mapa libidinal de la poesía de la época, un signo común, la “locura”, que, en su sentido amplio, funciona a la vez como sentido de los textos, lenguaje y “musa”. Se trata de una matriz creativa romántica y maldita fundada sobre la lecturas compulsivas de un cierto panteón de autores: Hölderlin, Rimbaud, Ezra Pound, Sade, Benn, Trakl, Blake, Verlaine, Baudelaire, Poe, Nietzstche… Parte de estas poéticas transicionales no constan en los grandes inventarios de la Literatura, pues fueron producidas en circuitos underground por autores que asumieron también hábitos vitales fuera del canon. He ahí la biotextualidad: el hecho de que entre los lenguajes literarios, la identidad y la conducta, existan vínculos fuertes y establecidos, que lo literario tenga consecuencias sobre el ámbito biográfico. Se trata de poetas abiertos al influjo de esa Musa Locura, que otorgaría sus dones en la forma de obras hermosas, rayanas lo sublime, pero exigiría sus costes, en un largo pasar de «años oscuros», enfermedades mentales, adicciones, suicidios, exilios, retiros, encierros en bibliotecas, desapariciones y en el silencio. Por las páginas de este texto circulan algunas de estas vidas: Marcos Barnatán, Antonio Maenza, Eduardo Hervás, Leopoldo María Panero, Xaime Noguerol, Fernando Merlo, Eduardo Haro Ibars… El correlato institucional a tanta opción desviada fue precisamente la patologización y la medicalización de sus actitudes. Escribe Germán Labrador: “en el espacio transicional se dio una ecuación insólita entre vidas malditas, ingresos en instituciones psiquiátricas, creación poética y juventud, ecuación que su extensión y cantidad vuelve históricamente significativa”

Lectura gratuita > MUSA LOCURA

Anuncios

4 Respuestas a “MUSA LOCURA Bioliteratura, política y psicoanálisis en la poesía de la Transición Española / Germán Labrador Méndez

  1. Por otra parte, la gran mayoría de los artistas no ha sido ni es ni está loca y ha creado obras inmensas valorando la disciplina más de lo que se suele pensar, dada la afición – en efecto romántica – a conectar el genio con lo maldito o estrafalario. Para limitarse a la literatura, hay una lista sin acabar de titanes que ejercía tranquilamente su trabajo – oficinistas, ingenieros, etc. – sin que se volvieran locos o que volvieran locos a los demás (Musil, Kafka, Gadda, Benet, Pessoa…). Os remito a un maravilloso artículo de J. Marías incluido en “Donde todo ha sucedido” y que se titula “No todos los artistas son mamarrachos”. Saludos

  2. No todos los artistas son mamarrachos, pero yo dudaría de Pessoa… ¿¿Cómo una persona mentalmente estándar puede crear tantos universos distintos y hacerlo bien?? Genio y locura se tocan en algua parte, y la verdad es que ser oficinista o ingeniero no te libra de tener pensamientos angustiosos u oscuros tanto como si fueras un zumbado fumador de opio. Te recomiendo a Erich Fromm o a Jodorowsky y comprenderás cómo la enfermedad mental es algo más común de lo que parece. Aunque estoy de acuerdo que esto consiste en un 10% inspiración y 90% transpiración, y los que estaban locos desde luego no escribían durante sus crisis, sino cuando estaban lúcidos.

  3. Nada te libra de tener pensamientos angustiosos u oscuros si estás vivo, sólo una lobotomía como la que sufre el Randle en “One Flew Over the Cuckoo’s Nest”. Ciao

  4. …quizá sólo hay que dejarnos contar lo que han de contarnos las palabras de aquellos autores, es decir, ponernos a la escucha de la litaratura que han producido incluyendo y comprendiendo la figura del autor dentro del horizonte del texto y dejando que sea el mismo texto a conducirnos hacia aquella figura, que sea el texto el que nos ayude a ponerla bien en foco con todas sus vivencias y con la situación social, histórica y cultural en la que estuvo en contacto. Lo demás, o es biografía, o es escándalo. A próposito de una buena biografía – con el escándalo no me meto – os recomiendo la que escribió Benito Fernández sobre el “loco” por eccelencia de la generación de los 70, Leopoldo María Panero que se titula “El contorno del abismo”; que aprovechen…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s