EL TIEMPO DE LA INFANCIA / Juan Ramón Trotter

25

Los relojes que los niños pintan en sus muñecas para simular que han entrado ya en la edad adulta tienen las manecillas ancladas. Como la fotografía de un reloj, son un simulacro estático de temporalidad, un juego o una burla sobre el tiempo de los mayores. E incluso en esta asunción de los roles y deberes de los adultos, los niños son incapaces de acotar las horas, porque, como bien explica Juan Ramón Trotter, el tiempo de la infancia es contínuo, ilimitado y gratuito, mientras que el de los adultos es mensurable, cuantificable y sobre todo convertible en valor. En las páginas de este breve artículo se discute con lucidez las razones de ese paso de la improductividad a la tiránica imposición de la hora como precio de cambio.

Lectura gratuita > EL TIEMPO DE LA INFANCIA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s